La forma más concreta en que el Estado afecta la realidad de los Niños, Niñas y Adolescentes, es ejecutando los fondos asignados para ese fin. Por eso, en esta sección se estudia la Inversión Social en NNyA, generando información sobre su magnitud, y sobre la forma en que esta se distribuye a través de la población, y entre la variada oferta de programas públicos.

Este monitoreo sirve para fortalecer el compromiso asumido, a través de la Ley 23.849, con la Convención de los Derechos del Niño, que en su artículo 4° reza: “Los estados partes adoptarán todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos en la presente Convención. En lo que respecta a los derechos económicos, sociales y culturales, los estados partes adoptarán esas medidas hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional.”

En la Declaración del Consejo de los Derechos Humanos de la Asamblea General de las Naciones Unidas se manifiesta que invertir en los niños es fundamental para lograr el desarrollo humano inclusivo, equitativo y sostenible para las generaciones presentes y futuras. Además, ésta inversión equitativa y sostenida para la protección y realización de los derechos de los niños, sienta las bases de una sociedad justa, una economía fuerte y un mundo libre de pobreza.

El indicador de Gasto Público Social dirigido a la NNyA (GPSdNA) tiene por objetivo cuantificar los recursos públicos que se destinan para promover el bienestar de la niñez y la adolescencia de la provincia, así como también la protección y realización de sus derechos. A tales efectos se considera como población objetivo a los NNyA de hasta 18 años de edad de la provincia.

La clasificación del GPSdNA, o Inversión social, se realiza a través de diferentes abordajes:

  • De acuerdo a la metodología sugerida por UNICEF, que ha sido tomada también por el Ministerio de Hacienda de la Nación. (Ver más aquí).
  • De acuerdo a los Lineamientos Estratégicos de Desarrollo que ha construido la provincia de Tucumán. (ver más aquí)
  • Se clasifica la información dividiéndola por sub-grupo etario. (ver más aquí)
  • Se especifica la oferta de programas públicos, y sus montos respectivos, con especial énfasis en el área de protección infantil. (ver más aquí)

Además de monitorear la inversión social que el Estado realiza en NNyA en las áreas de educación, salud, condiciones de vida, entre otras, es de interés estudiar cómo se distribuye el acceso a los servicios públicos entre los NNyA de la provincia, es decir, cuál es el impacto redistributivo de esa inversión. (Acceda principales resultados del estudio realizado por ONAT aquí)

Para profundizar sobre los resultados alcanzados recomendamos las siguientes publicaciones.

Algunos datos destacados:

Evolución del Gasto Público Social dirigido a la Niñez (GPSdN) en millones de $ corrientes y en millones de $ de 2001). Provincia de Tucumán. Años 2001-2014.

Fuente: Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales (2001 - 2009) - Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en Tucumán, Secretaria de Estado de Gestión Pública y Planeamiento en convenio con UNICEF. Marzo 2016.


GPSdN como porcentaje del Producto Bruto Geográfico. Provincia de Tucumán. Años 2001-2014

Fuente: Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales (2001 - 2009) - Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en Tucumán, Secretaria de Estado de Gestión Pública y Planeamiento en convenio con UNICEF; Datos de PBG: Dirección Provincial de Estadística, Tucumán, Marzo 2016.


Evolución del GPSdN por niño en $ corrientes y $ constantes del 2001. Provincia de Tucumán. Años 2001-2014.

Fuente: Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales (2001 - 2009) - Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en Tucumán (Secretaria de Estado de Gestión Pública y Planeamiento en convenio con UNICEF). Marzo 2016.


Estructura porcentual del GPSdN según categoría o área temática del gasto. Provincia de Tucumán. Año 2010-2014.

Fuente: Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en Tucumán (Secretaria de Estado de Gestión Pública y Planeamiento en convenio con UNICEF). Marzo 2016.


Para realizar comparaciones interprovinciales, puede visitarse el sitio web de UNICEF para inversión social en Niños, Niñas y Adolescentes en la República Argentina: http://inversionsocialninez.unicef.org.ar/datos.html

Siguiendo la metodología UNICEF- Dirección de Gastos Sociales Consolidados del Ministerio de Economía y Producción de la Nación (2004), para estimar el GPSdN, se toman los gastos clasificados como sociales del presupuesto provincia, dentro de ellos se identifican cada uno de los programas y acciones que estén dirigidos directa o indirectamente a la infancia y se los clasifica según el grado de especificidad respecto de la población objetivo y luego según el carácter funcional de las acciones. De acuerdo con esta primera clasificación, el gasto se divide en cuatro clases: Gasto específico (GE) programas dirigidos específicamente a niños, Gasto indirecto (GI) programas orientados a familias o con una alta repercusión en niños, Gasto ampliado (GA) programas orientados a grupos poblacionales más amplios y Gasto en bienes públicos (GBP) programas dirigidos a promover la ciencia y tecnología, cultura, u otros servicios urbanos. La segunda clasificación adjudica el gasto a una de las siguientes categorías temáticas: Ayuda directa; Condiciones de vida; Deporte, recreación y cultura; Desarrollo e integración; Educación; Nutrición y alimentación; Protección del niño; Salud; Obras sociales; Ciencia y técnica; y Otros servicios urbanos.

De este modo, cada programa del gobierno se corresponde a una clase y a una categoría de gasto. Por ejemplo, el gasto en hospitales pediátricos se considera un gasto específico y se lo encuadra en la categoría Salud. Una vez realizada esta doble clasificación, se asigna un porcentaje del gasto no específico (GI, GA, GBP) al GPSDN, mediante distribuidores seleccionados de acuerdo al grado de focalización y beneficios que los programas o actividades producen en la población objetivo. El 100% del GE es incluido GPSdN.

A nivel nacional, el gasto público social dirigido a la niñez y adolescencia (GPSDNA) es estimado por la Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales (DAGPyPS), dependiente del Ministerio de Hacienda de la Nación. Desde el año 2004 este organismo y UNICEF desarrollan una línea de trabajo conjunta para cuantificar y analizar el GPSdNA en Argentina.

Para leer más sobre los resultados obtenidos puede dirigirse a la sección publicaciones.

Los Lineamientos Estratégicos para el Desarrollo Social y Económico de Tucumán constituyen un conjunto de logros materiales y sociales a ser alcanzados conjuntamente por la provincia toda, gobierno y sociedad civil. Su cumplimiento implica la realización de cierto número de escenarios sociales, educativos, sanitarios, productivos y de infraestructura de la provincia. En este sentido los Lineamientos Estratégicos señalan la dirección para la concreción de lo que algunos llaman el Bien Común de una sociedad; esto es, aquellas condiciones materiales y humanas que permiten todos y cada uno de los habitantes de la provincia puedan desarrollarse plenamente como personas

Se trata de Lineamientos Estratégicos consensuados por los tucumanos, para el accionar de los tucumanos. Surgen de una convocatoria conjunta realizada por la Legislatura, el Gobierno provincial y las cuatro universidades de Tucumán, en coordinación con el Sistema de Naciones Unidas. Los objetivos y metas planteados en los Lineamientos, se han definido teniendo en cuenta ciertos factores. Por un lado, el contexto internacional y la evolución de otras regiones del globo, particularmente latinoamericanas, con condiciones sociales y económicas similares a las de nuestra provincia. Por otro, la circunstancia nacional y de otras provincias de nuestro país. Ambos factores, en particular el último, nos han dado un elemento comparativo crítico a la hora de establecer nuestros propios objetivos y metas. De manera especial, los mismos Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por Argentina para sí misma han sido utilizados para conformar las metas provinciales.

Desde el Observatorio de la Niñez, se toma los LED y se los relaciona con la inversión social en NNyA, generando información que relaciona las metas determinadas por los LED con el gasto asignado por la provincia para la consecución de estas metas.

Más adelante, en base a la metodología aplicada para la clasificación LED, se realizará un análisis similar, indicando la relación entre la inversión social en Niñez y los Objetivos de Desarrollo Sostenible determinados por Naciones Unidas para el período 2015-2030.

Para leer más sobre los resultados obtenidos puede dirigirse a la sección publicaciones.


Gasto Público Social Total y dirigido a la niñez por área de lineamiento estratégico. Provincia de Tucumán. Años 2011 y 2012.

Fuente: Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en Tucumán (Secretaria de Estado de Gestión Pública y Planeamiento en convenio con UNICEF). 2015.

Con la intención de continuar con la profundización del análisis, y siguiendo las buenas prácticas aplicadas en otras regiones, se propone aumentar la desagregación de la inversión social en NNyA, clasificándola por sub-grupos etarios.

Esta clasificación permitirá distinguir el gasto en cada una de las etapas, ya que cada una de ellas implica circunstancias diferentes en la vida de las niñas y niños:

  • La primera etapa corresponde a los menores de 5 años. En este período es fundamental la nutrición y cuidado del niño. Diversos estudios indican que el futuro nivel de desarrollo intelectual y capacidades cognitivas depende primordialmente de los niveles de nutrición y cuidados recibidos en los primeros años de vida.
  • Una segunda etapa, de 5 a 12 años. En este período se adquieren las formaciones básicas para la vida en sociedad, se destacan también la importancia de la contención familiar, el continuo desarrollo de un programa de salud, y el indispensable espacio para el esparcimiento
  • La tercera etapa corresponde al período que va desde los 13 a los 18 años. Se trata de una segunda etapa de formación en habilidades, acercando las mismas al futuro desarrollo profesional. En esta etapa aparecen también otros desafíos a ser atendidos con mayor énfasis por el Estado: la educación sexual, la inserción plena en la sociedad alejada de la delincuencia y la marginalidad, la protección a sus derechos civiles.

Esta desagregación se empezará a realizar en el año 2017, a medida que surjan los resultados podrán encontrarse los mismos en la sección publicaciones.

Una de las líneas de acción del ONAT es el estudio de la incidencia redistributiva del gasto social destinado a la niñez y adolescencia. Esto quiere decir, cómo se distribuye el Gasto Público Social en la población de NNyA. Si el Gasto Público llega, por ejemplo, en mayor proporción a los sectores de menores ingresos, entonces está implicando una redistribución progresiva de los niveles de bienestar, medido a través de la capacidad de acceso a los servicios básicos. Se ha estudiado la provincia de Tucumán, haciendo foco en las áreas de educación, salud pública, acceso a la red pública de agua potable y disponibilidad de cloacas en la vivienda. Por ahora se ha documentado la evolución de la situación de 2004/05 a 2011/12. Para medir el nivel de progresividad en la distribución de los esfuerzos presupuestarios, y el nivel de cobertura de los mismos, se utilizan diferentes métodos como ser curvas de concentración, análisis de incidencia de los beneficios, entre otros. En el análisis delineado más abajo se utilizaron dos bases de datos, la Encuesta Nacional de Gastos de Hogares, y la Encuesta Nacional de Protección y Seguridad Social, ambas encuestas relevan el total de los aglomerados urbanos, la ENAPROSS en Tucumán relevó también los interiores urbanos. En ambos casos se utilizó los datos para la provincia de Tucumán. Entre los resultados encontrados puede destacarse que:

  • El GPSdN de la Provincia de Tucumán, en el rubro educación pública para el año 2012, indica que los gastos en esta área son progresivos y pro-pobres. La política pública alcanza a toda la población, pero con especial énfasis a los cuatro primeros quintiles de la distribución de bienestar. Se observa progresividad a lo largo de toda la distribución: el alcance es relativamente mayor en los grupos de menor bienestar de la sociedad, y va disminuyendo su cobertura a medida que aumenta el bienestar de los individuos.

  • Al comparar con la situación en 2004/05 se observa un significativo aumento de la cobertura y progresividad para el nivel secundario. En los niveles inicial y primario el margen de crecimiento en la cobertura es prácticamente nulo debido a la cobertura casi total en 2005. Finalmente, se observa un leve crecimiento de la participación del sector privado en los quintiles más bajos del nivel primario.
  • La cobertura del sistema de salud en la provincia, tomando como referencia el mínimo de una consulta médica anual, es casi universal. El sistema público participa en un 75% en la población que realiza al menos un chequeo de salud por año. El sistema público de salud se documenta como fuertemente progresivo y pro-pobre a través de todos los métodos utilizados para su medición.

  • Curvas de Concentración - Asistencia a Consultas del Servicio de Salud Pública Total de la Población de NNyA, Tucumán. Año 2012

    Fuente: Observatorio de la Situación Social de la Niñez y la Adolescencia en base a ENAPROSS 2011


  • Al comparar la distribución de los gastos en educación pública y en salud pública se encuentra que los gastos en salud son claramente más progresivos en la población de NNyA.
  • De acuerdo a las bases de datos, la cobertura de la red pública de agua potable, para 2012, alcanza casi la totalidad de los hogares con NNyA de de la provincia, su distribución es por lo tanto prácticamente uniforme a lo largo de la población.
  • El porcentaje de viviendas con cloacas conectadas a la red pública muestra un significativo avance entre 2005 y 2012, pasando de un 33,4% a un 53,5% de cobertura en las viviendas con NNyA. La distribución del servicio es progresiva, ya que mejora a la distribución del bienestar a lo largo de la población. Sin embargo, es pro-rica, es decir que la reciben proporcionalmente más las viviendas que se encuentran en los grupos de mayor nivel de bienestar de la población.